Ve También
prev next

Compartir

La trastienda del Nacional: Espontáneos, camisetas regaladas y apareció la "suegra"

Muchas historias se vieron en Ñuñoa, donde Chile venció claramente a Venezuela por 3-0 en el camino a Brasil 2014.

x

Compartir

Por Andrés Del Brutto

@El_Editor

El partido entre Chile y Venezuela dejó a la Roja a un paso del Mundial de Brasil tras la victoria. Pero aparte de entregarle tres puntos a la Selección, se vivieron muchas historias sabrosas en el Nacional.

En Ñuñoa sobraron los "juguitos de fútbol"...

(Des)organizados

Mucho rigor en el control de acceso al estadio hubo la noche del viernes. Pero llamó la atención la cantidad de persona que miró el partido en la pista de recortán, en la orilla de la cancha. Unos 50 civiles se mezclaban entre los fotógrafos debidamente acreditados y el personal de seguridad

Farías, odiado

Si el técnico de Venezuela no pasó inadvertido en las semanas previas, en el Nacional hizo ruido. Fue el más silbado e insultado por los hinchas chilenos cuando la voz del estadio anunció la formación

La mamá de Bravo

Al estilo mexicano, los 500 hinchas venezolanos ubicados en el sector norte del estadio se acordaban de la madre del arquero chileno cada vez que éste realizaba un saque desde el pórtico

¿Y el silencio?

Mientras Edu Vargas formaba un corazón con sus manos para celebrar el primer goles, los más de 40 mil hinchas que llenaron el Nacional estallaron en gritos y aplausos. En nada quedó la idea de guardar silencio, movida sin asidero en un evento de este tipo.

El detalle de Pizarro

Sobre el final de la primera parte, David Pizarro intensificó los ejercicios detrás del banco de suplentes. Entonces la galería sur lo aplaudió de forma efusiva. El volante de Fiorentina se detuvo, volteó hacia los hinchas y agradeció aplaudiéndolos a ellos durante un largo minuto.

Universitarios

Animada previa armaron Jaime Estévez y Carlos Alberto Delano en la Tribuna Pacífico. El presidente de Cruzados tapado con una manta café. El director de Azul Azul, comiendo maní. Bromas iban, risas venían

Suegra

Rodeada de cámaras y periodistas ingresó al Nacional la madre de Arturo Vidal. "Lo veo muy bien, tranquilo, tengo el pecho inflado como paloma por Arturo, no ha perdido su esencia", dijo Jacqueline Pardo sobre su hijo mientras unas fanáticas le gritaban "¡buena suegra!".

La camiseta del capitán

Claudio bravo fue de los últimos jugadores en subir al bus tras el partido. Antes, sorprendió a los guardias y al personal de la Selección cuando se fue sobre las vallas papales que rodeaban al vehículo. Allí, justo detrás de los caballos de Carabineros, se encontró con un fotógrafo amigo al que le regaló la camiseta del récord. Anoche Bravo igualó a Nelson Tapia con 73 partidos jugados por Chile. La curiosidad: ambos recibieron 84 goles.

Espontáneos

Dos hinchas se colaron al campo de juego. Uno en los minuto finales del partido. Corrió desde el sector de Andes, cruzó la cancha y abrazó a Alexis, que correspondió el gesto y les pidió a los guardias que no le hicieran nada. El otro, ya con el partido terminado, se mezcló en la celebración de los jugadores.

Vidal y la bandera

Terminado el partido y luego de declarar para la transmisión de Chilevisión, Arturo Vidal corrió hacia el sector norte y le regaló parte de su uniforme a los hinchas. Al final terminó envuelto en una bandera chilena que le regaló uno de ellos

Visita oficial

Unos quince minutos después de finalizado el partido, Sergio Jadue, presidente de la ANFP, atravesó el pasillo que pasa por debajo de la tribuna Pacífico y caminó hacia el vestuario de la Roja. Aquello ocurría mientras algunos jugadores transitaban la zona mixta hacia el bus. Edu Vargas fue el primero en salir.