Ve También
prev next

La silenciosa “revancha de los picados” le dio un triunfo de oro a la Católica

Luego de una semana muy convulsionada, la UC supo derrotar a Cobreloa en un ajustado partido.

Compartir

 

Imagen foto_00000001
La UC se mantiene como puntero del torneo.

Por Demid Herrera

Con la polémica del Clásico Universitario aún latente y la misión de doblegar a uno de los escollos más complicados que lo esperaban hacia el fin de la campeonato, la UC salía a la cancha para consolidarse en la punta y lo hacía con la mayoría de sus titulares en la cancha.

La mayoría porque Fernando Meneses quedó al margen como consecuencia del proyectil recibido en el Nacional siete días antes y en su lugar entraría uno que había vivido una particular semana. "La verdad es que  me dio mucha pena no poder estar contra Sao Paulo, pero hoy (ayer) debía dar vuelta la página y creo que le aporté a mi equipo", dijo tras el encuentro Michael Ríos y razones tenía para sacarse la rabia de una semana ingrata, pues vio desde la banca la eliminación del equipo en la Sudamericana y cuando le tocaba entrar ante la U, se suspendió el partido, pero el volante olvido esa y todas sus penas al anotar la apertura de la cuenta a los 29 minutos.

La UC pasaba a ganar un partido en el que era   muy superior y tuvo chances de cerrar si Sosa, Mirosevic y Castillo hubiesen anotado sus chances, desperdicios que hicieron que Lasarte le diera la oportunidad a Ramiro Costa, quien estrelló el balón en el poste y después vio cómo los loínos empataban tras un inexistente penal cobrado por Osorio y que Lima cambió por gol a los 75'.

Con quince minutos en el reloj y ante la tensa mirada de los 12 mil fanáticos que repletaron el estadio, la UC tenía la misión de desnivelar si quería quedar tres puntos arriba de O'Higgins y fue otro de los postergados el que se disfrazó de héroe.

A los 82 minutos y cuando recién había ingresado, José Luis Muñoz hizo reventar San Carlos con un furioso disparo desde fuera del área, que ayer valió tres puntos pero bien que a final del campeonato puede ser recordado como uno de los tantos que encaminaron a la UC hacia su undécima estrella. Quedan cuatro duelos para saber si será así.

 

Compartir