Ve También
prev next

La fórmula de la dupla dorada del RallyMobil para superar todos los problemas

Jorge Martínez y Alberto Álvarez llevan 11 años juntos en la principal competencia tuerca del país, período en el que han ganado seis títulos.

Compartir

Imagen foto_00000001Por Juan Ignacio Gardella
@jigardella

"No sabría decir cuál es el más importante, pero sí tengo claro que éste ha sido el más sufrido", cuenta Jorge Martínez Fontena sobre el título conseguido el pasado fin de semana en la categoría debutante del RallyMobil, la R3. Claro, porque tal como sostiene el dicho, él y su navegante Alberto Álvarez vivieron las de Quico y Caco en la recién finalizada temporada, pues a varias carreras llegaron con lo justo.
"Como equipo tenemos que hacer una autocrítica para saber por qué nosotros tuvimos tantos problemas y nuestros rivales no, siendo que competimos en el mismo auto que ellos. No es normal que siempre llegáramos con algún inconveniente", advierte el hexacampeón, que antes se coronó cinco veces en la N4.
En cada una de esas consagraciones estuvo acompañado por el argentino, quien lleva 11 años a su lado. Juntos se han transformado en la mejor dupla de la principal competencia tuerca del país, gracias a una relación que va más allá de las pistas. "Somos grandes amigos. Hemos compartido muchas cosas, lindas y feas. Todos los navegantes podrían tranquilamente acompañar a Jorge, ya que es un excelente piloto, pero en momentos clave hay un plus especial que se ha logrado con el tiempo", explica el transandino. "La complementación es gigante. A veces ni siquiera tenemos que hablar algunas cosas, porque nos miramos y ya sabemos qué está pensando el otro", agrega el penquista.
Ese fiato fue el que les permitió salir adelante en un campeonato que se tornó cuesta arriba por los contratiempos en el vehículo. Pese a ellos, pudieron presentarse en las largadas y obtener los resultados que en definitiva les significaron la copa, no sin un gran esfuerzo. "Pasamos varios días en vela, los mecánicos trabajaron mucho y la familia siempre estuvo dispuesta a ayudar, así que el factor humano fue tremendamente importante", destaca el Niño Maravilla, de apenas 26 años. "Pesaron los cinco títulos, porque en el momento de la definición estuvimos fríos, supimos correr desde atrás y presionar a los rivales. Se puede decir que ganamos por la experiencia, que es lo único que no se compra", añade su Álvarez, que además es periodista y conduce el programa semanal CDO Motor en el canal CDO.
Aunque no creen que el RallyMobil les haya quedado chico, es una realidad que como pareja son la más ganadora. Por ello, el sueño de ir más allá está presente. Correr una temporada completa del Campeonato Mundial parece una utopía por los presupuestos, pero tomar parte en una sola parada no se ve tan lejano. "Siempre están las ganas y no perdemos la fe. Nuestros resultados avalan cualquier inversión publicitaria, pero tenemos los pies sobre la tierra, porque no es fácil conseguir los aportes", explica Álvarez. "Estar en una fecha no es imposible", cierra Martínez. Por merecimientos no se quedan.

 

Compartir