Ve También
prev next

Compartir

La fiesta interminable de Tahití en el país de la alegría

Tahití cayó por 6 a 1 ante Nigeria en su debut en el torneo que se disputa en Brasil, pero poco les importó.

x

Compartir

El Gráfico Chile

"Comenzó nuestro sueño". La frase del Twitter oficial de la Federación de Fútbol de Tahití era clara. Al conjunto oceánico poco le importaba el resultado que obtuvieran ante Nigeria y sólo querían salir a jugar al Estadio Mineirao.

Con collares en el cuello, homenajeando las tradiciones polinésicas, la selección de Tahití recibió el aplauso del público que llegó a Belo Horizonte previo a enfrentar a los africanos. Como era de esperar, los tahitianos fueron goleados 6 a 1 por el conjunto dirigido por Stephen Keshi.

Sin embargo, el ser goleados no les quitó la alegría a los oceánicos y levantaron los brazos al despedirse, para recibir el cariño del público que los apoyó durante todo el partido ante los nigerianos. Los tahitianos querían vivir el sueño y lo consiguieron.

Por eso, cuando lograron descontar ante Nigeria, celebraron el gol de Jonathan Tehua como si hubieran ganado el Mundial. Los 22 futbolistas amateur que componen la selección de Tahití nunca habían vivido una situación parecida a festejar un tanto en el Mineirao, ya que el estadio más grande de su país sólo alberga 10 mil espectadores. El único seleccionado que había experimentado algo similar es Marama Vahirua, el profesional del equipo, que milita en el Panthrakikos FC de Grecia.

Jonathan Tehua se transformaba en el héroe de Tahití, pese a que luego le permitió a Nigeria aumentar su ventaja con un autogol. El mediocampista, que comparte equipo con sus dos hermanos y su primo -Alvin, Teaonui y Lorenzo-, marcó el único tanto de su selección en el primer partido que jugaban por la Copa Confederaciones en su historia, cupo que consiguieron tras ganarle a Nueva Caledonia por 1 a 0 en la final de la Copa de Oceanía.

Pero el mérito de Tahití de llegar a la Copa Confederaciones no es casualidad. Pese a que son una selección amateur, los oceánicos habían logrado clasificar a la Copa Mundial sub 20 de Egipto 2009 y, en el torneo de Brasil, se repiten ocho de los jugadores que estuvieron en África jugando el duelo ante España. El resultado: derrota por 8 a 0.

Precisamente será ante los ibéricos el duelo donde la selección tahitiana tendrá la posibilidad de seguir viviendo su sueño este jueves, cuando enfrenten al actual campeón del mundo. Para los nueve desempleados, el contador y el conductor de camiones que alinearon como titulares ante Nigeria, será un día especial y seguramente quedará grabado en la historia del fútbol de Tahití.