Ve También
prev next

Futbolista cubano que desertó en Canadá: "No soy un traidor, solo quiero jugar"

Maikel Chang Ramírez solicitó asilo político en Estados Unidos después de arrancar del hotel donde se alejaba la selección de Cuba en Canadá.

Compartir

Imagen foto_00000002
El DT cubano, Alexander González, dijo que sus jugadores "persiguen el sueño americano". / Crédito: elcolimador.cubava.cu/


El futbolista cubano Maikel Chang Ramírez, uno de los cuatro jugadores de su país que abandonaron el equipo caribeño en Canadá para solicitar asilo político en Estados Unidos, ha asegurado que "no es un traidor" y que su intención únicamente es "jugar a fútbol".

En unas declaraciones que publica la revista 'Panenka' en su número de noviembre, Chang Ramírez ha comentado que no entiende que desde el régimen castrista se les tache de traidores.

"Sólo quiero jugar al fútbol, progresar deportiva y económicamente. Y eso ya no lo podía hacer en mi país. Me encantaría que cambiaran las cosas", ha dicho Chang.

El jugador abandonó la concentración junto con sus compañeros Raisender Fernández Cervantes, Elier Cordovez González y Odisdel Cuper Despaine. También desertó el psicólogo del equipo Ignacio Abreu.

La huida se produjo antes del partido ante Canadá, disputado a mediados del pasado octubre. De hecho, el seleccionador Alexander González se quedó sin jugadores suplentes en el banquillo. "Como pasa con cualquier equipo deportivo cubano que viaja por el mundo, los jugadores persiguen el sueño americano y mantener unido al equipo es difícil", dijo entonces el técnico.

González considera que si el gobierno cubano permitiera a sus futbolistas competir en otras ligas "quizás estas cosas no volverían a pasar".

Chang, una de las promesas del fútbol caribeño, ha desvelado a 'Panenka' que ya tenía planeado salir de Cuba junto con otros compañeros.

"Otro compañero (Reysander Fernández, todavía en paradero desconocido) se nos adelantó y temimos que los federativos nos quitaran los pasaportes para evitar más casos. Así que tuvimos que improvisar: escapamos por la escalera de incendios del hotel para salir sin que nadie nos viera", ha relatado.

Tras la huida, a los fugitivos se les planteó el problema de cruzar la frontera. "Llamamos con el móvil que nos prestó un transeúnte a un amigo en Canadá. Dormimos en su piso y al día siguiente cogimos un autobús hacia Miami", ha indicado.

Los cubanos esperan ahora que "baje toda la polémica" antes de aparecer en público. Por el momento se aloja en casa de un conocido en Jacksonville (Florida) y ha explicado que "algún equipo californiano" se ha interesado por los servicios de los cuatro.

Si así ocurre, ninguno de ellos podrá volver a jugar con la selección cubana. "Es una pena, pero es que en la isla no podemos progresar más. Hicimos todo los que nos dejaron allí", ha dicho.

Cuba, con una población de 11,2 millones de habitantes, tiene más de 46.000 futbolistas federados. El campeonato comenzó a disputarse en 1912, pero hace décadas que ha caído en el olvido. La edad de oro se vivió en la década de los treinta, cuando la selección jugó el Mundial de Francia (1938) y cayó eliminada en los cuartos de final. (EFE).

Compartir