Ve También
prev next

El estado de la cancha es la gran preocupación para la final entre Alemania y Argentina

El césped del estadio Maracaná no está en las mejores condiciones.

Compartir

 

Imagen foto_00000001
Sólo restan horas para que se dispute la final entre Argentina y Alemania / AFP


EFE

El mal estado del terreno de juego del estadio de Maracaná es, a veinticuatro horas para el inicio de la final de Brasil 2014, la preocupación de la organización y de los entrenadores de ambos equipos, que no pudieron ejercitarse en el escenario del partido.

La intensa lluvia caída en los últimos días ha terminado por dañar el terreno de juego, que a lo largo del Mundial empeoró su situación paulatinamente.

Los especialistas, que trabajaron durante veinticuatro horas para poder recuperar el césped, han acentuado su esfuerzo.

El recinto, puesto en marcha en 1950, ha acogido seis partidos en Brasil 2014. El último fue los cuartos de final entre Alemania y Francia, que dejó el pasto dañado. En un día de bochorno, con altas temperaturas y un 88 por ciento de humedad, el césped se mostró seco y se levantó con facilidad.

A partir de ese momento la intención fue recuperar la grama con luces artificiales por la noche e implantar césped en las zonas maltratadas, fertilizar y nivelar el terreno.

Sin embargo, las intensas lluvias han dificultado los cuidados y han retrasado los planes de los especialistas.

Ninguno de los dos protagonistas de la final, ni Alemania primero ni Argentina después, pudieron ejercitarse en el escenario del choque por la Copa. Ambos tuvieron que trasladarse al estadio São Januário para completar la práctica previa concedida por la FIFA.

Compartir