Columna: ¿Otro Bielsa a la basura?

Ya dejamos ir al Loco. Esperemos que no ocurra lo mismo con Cachito Vigil, quien reclama la cancha para el hockey césped que le prometieron a su llegada.

Compartir

Imagen foto_00000001
Cachito llevó a la élite mundial a Las Leonas argentinas (AFP)

Juan Ignacio Gardella Berra
Subeditor El Gráfico Chile
@jigardella

En agosto del 2014 tuve la oportunidad de entrevistar a Sergio Vigil, en una nota que titulé "El 'Bielsa del hockey' y su receta para el éxito". En esa conversación, el DT argentino multicampeón con Las Leonas me advirtió que lo primero que faltaba en el país era una cancha para las selecciones, por ahí partía la fórmula del progreso.

Dos años después, Cachito es el entrenador de nuestras Diablas. Costó convencerlo, pero la Federación de Hockey Césped lo consiguió y lo anunció con bombos y platillos en enero, con la promesa de que tendría un terreno a disposición para programar prácticas cuando estimase necesario.

Por eso, cuando el domingo antepasado leí en La Tercera que el técnico preparaba sus maletas, ya que es muy difícil que a fines de este año -el plazo comprometido- esté listo el campo, no lo podía creer. Claramente, es una medida de presión más que justificada, pues hubo un acuerdo que no se estaría cumpliendo.

Es un privilegio que el transandino haya aceptado dirigir a Chile. Él sabe que hay materia prima para desarrollar un proyecto a largo plazo que desemboque en una clasificación olímpica para Tokio 2020, un bien que escasea en los deportes de conjunto en estos pagos, por algo aceptó el cargo.

Pero, en vez de dedicarse de lleno a ese objetivo, para el que se lo trajo, tiene que andar mendigando un espacio para entrenar en los clubes privados, adaptándose a sus horarios y condiciones. ¿Y la casa propia? Lo de siempre: que es muy cara y no hay terrenos disponibles.

¿Le suena conocido el reclamo? Claro, si lo dijo el mismo fin de semana Gonzalo Lama en Iquique, luego del bochorno de la Copa Davis, que, más allá de los problemas circunstanciales, tiene un origen en común con el hockey: la plata para infraestructura va donde están las luces.

Por ello se cortan tantas bandas inaugurales para Juegos Suramericanos y Copa América, porque reportan beneficios de imagen para los expertos en tijeras, pero los procesos de fondo sólo generan bostezos y un deje su número que lo llamamos. Y así vamos desperdiciando talento.

Ya dejamos ir a un Loco, pero por lo menos alcanzó a sentar las bases de los éxitos futbolísticos actuales. Éste todavía no planta su semilla en el césped.

GRAF/JIGB

Compartir