Columna: La Libertadores no tendrán...

Colo Colo no volverá a dar pelea en el torneo continental mientras no se invierta para ello. Ya van 25 años desde el título de 1991.

Compartir

 

Imagen foto_00000003
Paredes anotó los cuatro goles de Colo Colo en la Copa (Photosport)

Juan Ignacio Gardella Berra
Subeditor El Gráfico Chile
@jigardella

...nunca jamás, mientras gasten sólo dos lucas en contratar y nada más. Porque no me vengan con cuentos, Zaldivia, Reina y Tonso eran apuestas, y puede que con el defensa se hayan sacado la lotería, no el premio gordo, está claro, pero con los otros dos no le achuntaron ni a la mitad de los números del cartón.

Por eso reclaman los referentes, los que ya pasan de las 30 primaveras por varias estaciones. No alegan porque sean viejos y ya no se puedan dos partidos a la semana, sino porque se toman un par de días libres y les gana el colista, el Capo de Provincia les pasa por encima y vuelta atrás con la rotación.

No es que Villar se haya despertado de malas pulgas un día y por eso se lance contra los dirigentes que no conoce, salvo por don Aníbal. Lo que pasa es que se agarra un virus, baja tres kilos y tiene que apurar la puesta a punto, porque hace un buen rato que el Cacique conseguía el objetivo con lo Justo.

Por algo Pajarito quiso volar a San Lorenzo antes del arranque del semestre. Porque el Cuervo prometía invertir y ser un Ciclón, más allá de que después ni el Papa lograra que Guede fuera el puto amo al otro lado de la cordillera, como lo era en La Cisterna, apenas una comuna de Chile, para que le quede claro a Pablo.

Y por eso Visogol amenaza con irse en cada receso si no le suben el sueldo, porque con sus goles Paredes evita que todo se venga abajo antes, que se desmorone en Perú contra el Melgar, el peor equipo de la Copa. Porque si no fuera por él, fíjese usted, Colo Colo no la habría embocado en toda la Libertadores.

Pero Sierra no le pone Coto al asunto, porque tampoco se complica con que la concesionaria le compre el Loto simple, sin revancha ni siquiera. Y por eso la Garra Blanca pide el Chao Jefe, quiere a alguien más ambicioso, que no cierre el puño para celebrar un empate en el Superclásico más fome de todos los tiempos.

Aunque parece que la solución no pasa por el DT, porque ya van varios desde el 2007, cuando el Eterno Campeón pudo pasar por última vez la maldita fase de grupos. El problema viene desde la cabeza, por eso de Arica a Magallanes piden lo que quiere el pueblo, que se vaya Blanco y Negro (¿para que vuelva Peter? Junten agua).

Porque un torneo nacional más o menos ya no hace la diferencia, sino pregúntenle al Barti, a Tocalli, a Tito y en un tiempo más a José Luis. Los tres primeros tuvieron que salir agachados de la Ruca y el de la zurda ante Camerún en Francia 98 va por el mismo camino, más allá de que haya dado una vuelta olímpica, aunque ésta fuera sin público, sin partido y sin vergüenza.

Veinticinco años han pasado desde que el Popular conquistó América. En algún momento van a tener que meterse la mano al bolsillo y sacar un billete de más de dos lucas si no quieren que les cueste otros 25 más.

GRAF/JIGB

Compartir