Columna: FútPol

En este 2015 que termina, la pauta futbolística se mezcló con la crónica policial. Fue un año donde el balompié, tanto nacional como mundial, quedó manchado. Y esto no para...

Compartir

 

Imagen foto_00000001
Imágenes policiales se tomaron el fútbol durante este 2015

Por Juan Ignacio Gardella Berra
Subeditor El Gráfico Chile
@jigardella

No, no me equivoqué. No quise escribir "fútbol" y apreté la "p" en vez de la "b", que, por lo demás, están bastante alejadas en el teclado.

Es época de balances y el término resume a la perfección este año. "FútPol" sintetiza lo que fue el 2015, donde la pauta futbolística se mezcló con la crónica policial.

Si bien estos 365 días serán recordados en nuestro país por la primera Copa América ganada por la Roja, a nivel mundial y también nacional pasarán a la historia por lo manchado que quedó este deporte.

El martes pasado llegué a la oficina e hice mi clásica revisión matutina para ponerme al día. Como buen feriado, sin mucha actividad futbolera, no esperaba una jornada noticiosa, pero me equivoqué.

Mientras Joseph Blatter se declaraba inocente de corrupción por enésima vez en una entrevista a un medio alemán -¿alguien, que no sea su familia, realmente le cree?-, Michel Platini hacía lo propio en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, en Suiza. Por su parte, Karim Benzema solicitaba un careo con su compañero en la selección francesa, Mathieu Valbuena, por chantaje sexual.

Menos glamoroso era lo que me ofrecía el panorama informativo criollo. Todavía se escuchaban los ecos del bochorno de Valparaíso, con guatones escapando de los "guardias" privados vestidos de amarillo fosforescente -en 100 metros planos ganan los primeros-, hasta que por fin apareció Carabineros.

En la violentada cancha del Elías Figueroa celebró después un eufórico Esteban Paredes, detenido semanas antes por comprar televisores robados, pese a su sueldo mensual cercano a los 24 millones de pesos. El equipo de Visogol definía el título con el de Michael Ríos, marginado del desenlace del Apertura por estar involucrado en hurto de ¡nueces!

"Hay que formar personas íntegras, no sólo jugadores", es la frase cliché que se escucha cuando ocurren estos casos. ¿A quién se lo pedimos? ¿A los dirigentes? ¿Los mismos que están dejando en vergüenza al balompié chileno?

Hasta hace poco, la cabeza de la dirigencia criolla era Sergio Jadue, quien se declaró culpable por formar parte de una red de crimen organizado y por lavado de dinero, y ahora coopera con la justicia estadounidense para rebajar su pena. Arriesga 20 años de cárcel, mismo lugar en el que podrían estar Blatter, Platini, Paredes, Ríos y los gorditos del show del Puerto.

"Me arriesgo a afirmar que, después de leer este libro, es posible que usted cambie hasta su relación con el club de su preferencia", advierte Romario en el prólogo de "El lado sucio del fútbol", "la trama de sobornos, negocios turbios y traiciones que sacudió al deporte más popular del mundo", como se describe en la portada. Espere que el escándalo de la FIFA derive en los arreglos de partidos...

Desde el 2016, los medios deportivos deberían tener una sección "policial", porque esto no para. De hecho, esta columna podría publicarse ahí.

GRAF/JIGB

Compartir