Columna de la U: Inexperiencia crónica y "nuevos" DT: lo que dejó el Superclásico

"Franco está ganando "experiencia" en desperdiciar oportunidades, pero a la U jamás hay que darla por muerta", dice @Chunchotuitero. Lee y comenta aquí.

Compartir

 
   

 

Imagen foto_00000001
"En el segundo tiempo los cambios fueron los correctos" / Foto: Photosport

Por @Chunchotuitero

Facebook/fanpageudechile

Querer que se vaya el técnico y querer perder un Superclásico no es válido para el verdadero hincha azul. La inexperiencia del DT azul es imperdonable para un equipo como la U, los errores siguen y este partido no fue la excepción. La inexplicable inclusión de Martinez por la banda derecha, y la insistencia con su regalón Videla, que no es mal jugador, pero está muy falto de fútbol, factores que arriesgan un clásico, primero por inexperiencia y segundo por capricho, grave. Con Guillermo Marino (con varios clásicos en el cuerpo) de titular en vez de Videla perfectamente el clásico hubiera tenido mejor fútbol y quizás un resultado aún mas favorable para los azules. Estos partidos deben ser perfectos y sin azar, ayer se ganó gracias a José Rojas y Johnny Herrera, los que parecen que son los verdaderos técnicos de la U, aleonando a los jugadores en el entretiempo y el portero "vistiéndose de buzo" discutiendo cómo manejar el partido con Franco en el transcurso del juego.

El ingreso de Igor Lichnovsky fue urgente, y no es culpa del DT que no entrara conectado en el juego. No todo es malo para el DT, en el segundo tiempo los cambios fueron los correctos y permitieron a la U una mejor conducción y mayor daño por la banda izquierda con un inspirado César Cortés, que permitió el segundo gol de la U con anotación del argentino Juan Ignacio Duma. Al argentino no le quedó grande el partido y dejó demostrado sus altas capacidades jugando en el área y no por las bandas donde pierde su magia, mostró un inteligente juego entrando al centro a ratos y atacando como centro delantero (su posición preferida). También mencionar la labor no siempre destacada del arrastrador de marcas de tuvo Isaac Díaz, la habilidad de Ramón Fernandez y también el corazón gigante del capitán y el portero.

Tema aparte es la máquina de la U, el incombustible volante del fútbol chileno. Charles Aránguiz a ratos pareciera que no es humano, es impresionante lo inagotable que es, su quite, empuje, su capacidad de liderazgo en el juego. Todo el desgaste y partidos que juega hacen entendible "el descanso que se tomó" para el amistoso de la selección, porque con Sampaoli seguro era titular. Es un jugador que cualquier equipo quisiera tener de titular indiscutido. Su pasado albo poco importa a la hinchada, juega como si toda la vida hubiera jugado en la U, quizás el jugar con la camiseta azul lo hace transformarse por cumplir su sueño, y para los que dudan de su fanatismo azul, lean el libro Leones.

El Superclásico se ganó con justicia, errores arbitrales existen en todos los partidos, el arbitraje chileno cada día da más pena, a esta altura lamentablemente se debe dar por hecho que los jueces van a jugar un partido aparte y saber no escudarse en ello para dar excusas de la derrota de un partido. Pero no quiero sonar extremista, por supuesto hay ocasiones que si es determinante, pero en este partido no lo fue, errores del juez del partido existieron para ambos equipos. Igor Lichnovsky debió ser expulsado, pero Fierro y Hernández jugaron gratis. Mena fue bien expulsado, siendo ajustados al reglamento, pero con los otros dos antes mencionados no fue así. Debió ser sancionado Acevedo por el golpe a Carlos Muñoz, pero tampoco se entendió el criterio en la jugada de Videla, Aránguiz y Luis Mena, si bien Aránguiz se toma la cara, hubo una patada más arriba de lo normal, era penal para la U. O el infantil empujón de Emilio Hernández a Charles Aránguiz, o cómo se cansaron los jugadores albos de repartir patadas el segundo tiempo. Errores graves hay, y repartidos en ambos equipos, si Colo Colo jugó un mal partido colectivamente y se conformó con el empate haciendo tiempo, creo que sus declaraciones post partido abundan en falta de autocrítica.

Se le ganó a Colo Colo y ahora viene un partido aún más importante, una final contra U. Católica, rival que aumenta al 200% la importancia de ganar la Copa Chile, etiquetando de obligación el triunfo. El objetivo de Darío Franco es conseguir una de las dos copas en juego, por mi parte, la permanencia de Franco debería jugarse por ganar los dos, ser puntero del Nacional estuvo en nuestras manos muchas veces y se desperdició por culpa de la inexperiencia del "novato". Sería injusto no darle la oportunidad de continuar a alguien que gana dos torneos, aunque personalmente no le veo mucho repunte continuando un semestre más, quizás apostar por un buen entrenador para poder sacarlea real provecho a los buenos jugadores que tenemos y no desperdiciar puntos por inexperiencia. Uno que pueda elegir los refuerzos necesarios y no dejarle todo ese trabajo a la dirigencia, no es posible que los jugadores sean los entrenadores y no el director técnico con sus dos ayudantes.

El entrenador podría continuar, espero estar equivocado y pueda por fin encontrar el equipo y juego, pero es difícil, muy difícil. Ahora solo nos queda esperar el miércoles, ganar la Copa Chile, y esperar que los tres de arriba pierdan y nosotros ganemos. Puede pasar. Franco está ganando "experiencia" en desperdiciar oportunidades, pero a la U jamas hay que darla por muerta y nuestros rivales lo tienen más que claro.

Compartir